El artículo, su estructura y naturaleza. Formatos.

Raidell Avello Martínez

Universidad de Cienfuegos, Cuba. Coordinador editorial de RED.

Contenido

El artículo, su estructura y naturaleza. Formatos. 1

  1. Introducción. 1

1.2.       ¿Qué es una publicación científica?. 2

  1. Tipos de artículos científicos. 4

2.1         El artículo original de investigación. 4

2.2.       ¿Cuáles son los principales tipos de artículos científicos?. 8

2.3.       Otros tipos de contribuciones. 10

  1. Aspectos formales de la mayoría de los tipos de artículos científicos. 11
  2. Estructura del artículo original de investigación (tipo IMRyD). 14
  3. ¿Qué es un artículo preprint?. 17
  4. Conclusiones. 20
  5. Referencias. 22

 

 

 

1.      Introducción

La investigación científica tiene como objetivo transformar y avanzar el conocimiento en un área determinada. A partir de la aplicación del método científico los investigadores pueden confirmar o rechazar hipótesis que se plantean ante problemáticas que se presentan en su campo de investigación. Como parte final de este proceso, como se muestra en la figura 1, se concibe la publicación de los resultados, incluyendo la metodología (métodos, muestra, características de los participantes, procedimientos, instrumentos) que se siguió para alcanzarlos. Este proceso de publicación contribuye a que se eviten investigaciones redundantes y que se propaguen las mejores prácticas a partir de los resultados que se obtienen.

Figura 1. Fases de la investigación.

 

La elaboración de un artículo científico original (más adelante se explicará qué es un artículo científico) tiene siempre como objetivo mostrar a la comunidad científica los avances en el conocimiento. Esto significa socializar, a través de un escrito, los procesos y hallazgos de la investigación llevada a cabo.

De ahí que cada nueva contribución, además de ofrecer contenidos originales, deba tener en consideración las investigaciones realizadas en el área en cuestión, como antecedentes y contrastación de los resultados. La escritura de un texto académico lleva implícito, por consiguiente, el contacto con otros textos, cuya lectura permite, en primera instancia, conocer el estado del arte[1] de un tema determinado.

Aquí radica la importancia de publicar los resultados de la investigación científica, pues a través de ella se construye el conocimiento. A lo largo de los siglos y con gran esfuerzo se publican sistemáticamente numerosos trabajos que estudian una hipótesis razonada sobre el funcionamiento de la realidad. Su legado es lo que ha conformado con el tiempo la tradición, una cultura que representa ahora nuestro punto de partida.

 

1.2.¿Qué es una publicación científica?

 

Figura 2. Portadas de revistas científicas.

Una publicación, ya sea periódica (que se publican frecuentemente, p.e. revistas, anuarios, boletines) o no (que es una única publicación, p.e. libros), es científica, cuando su contenido incluye resultados de investigación originales e inéditos. En Wikipedia se define (definición: 16/03/2017) como: “Un texto científico, o sea una publicación científica o comunicación científica, es uno de los últimos pasos de cualquier investigación científica, previo al debate externo”.

En el caso de las revistas, en la actualidad, no existe consenso con respecto a la proporción de artículos originales que debe incluir una publicación para ser considerada científica. Sin embargo, al consultar las exigencias de las principales bases de datos científicas como Scopus, WoS, Scielo, Redalyc, etc., la mayoría considera que una publicación para ser científica, los artículos originales deben representar más del 50% de su contenido.

Hay otro elemento fundamental que distingue una publicación científica y es que su contenido debe ser evaluado por algún mecanismo transparente y explicito, como la revisión por pares, en sus diferentes modalidades.

Algunos ejemplos, como los que siguen, ilustran estos planteamientos:

Revista RED: “En todo caso los trabajos deberán ser originales, académicos y dejar en claro cómo van hacer una contribución a los conocimientos y / o a la práctica del campo”. (https://www.um.es/ead/red/normasRED.htm)

Revista Comunicar: “Los trabajos deben ser originales, sin haber sido publicados en ningún medio ni estar en proceso de publicación, siendo responsabilidad de los autores el cumplimiento de esta norma”.  (https://www.revistacomunicar.com/index.php?contenido=normas)

Una revista científica (también conocidas como académicas) es una publicación periódica, que frecuentemente oscilan en períodos desde mensuales, bimensuales, trimestrales, cuatrimestrales, semestrales y anuales. Las revistas científicas se caracterizan por publicar artículos de investigadores de un área del conocimiento en específico, aunque existen revistas multidisciplinares. Además, entre las principales diferencias con una revista general de divulgación es que son editadas, comúnmente, por expertos del área de interés como puede ser psicología, física, química, pedagogía, etc.

Existen cientos de revistas en todas las áreas del conocimiento donde los investigadores comparten sus hallazgos y descubrimientos con sus colegas. Los manuscritos que son enviados a las revistas se evalúan por sus pares, o sea por investigadores de su misma área. Las revistas siguen diferentes esquemas de evaluación, aunque el más común es el “doble ciego”. Esta evaluación por pares debería garantizar la calidad, rigurosidad y cientificidad de la revista (Fonseca, Tur, Gutiérrez, 2014).

Toda revista científica, debe tener al menos un editor y un comité editorial, compuesto por prestigios y conocidos investigadores del área de la revista. Algunas revistas tienen varios equipos editoriales, como consejo de redacción, consejo técnico, etc (como el caso de RED, figura 2, https://www.um.es/ead/red/). Además, debe tener bien identificado y públicar la política editorial, el sistema de evaluación, la licencia bajo la cual se publica el contenido, las directrices para los autores, entre otras informaciones de interés para los autores, lectores y revisores, como se aprecia en el siguiente ejemplo de la revista RED.

Figura 3. Portada de RED.

 

Solamente SCOPUS, una de las principales bases de datos que indexan revistas académicas, creada por la editorial científica multinacional Elsevier, tiene entre sus registros más de 24000 revistas y Web of Science, la más selecta base actualmente administrada por Carivate Analytics (Anteriormente Thomson-Reuter), atesora unas 13000. En estas dos bases se encuentran las revistas donde, comúnmente, se publican los últimos descubrimientos científicos y donde emergen las nuevas problemáticas y áreas de investigación. En ambas bases, la mayoría de sus revistas siguen el sistema de subscripción comercial, o sea, que hay que pagar para acceder al contenido.

Como se ha comentado, las revistas científicas son uno de los principales canales de comunicación y difusión de los resultados de investigación y de institucionalización social de la ciencia en la mayoría de los campos del conocimiento, pero no todas tienen el mismo prestigio y grado de influencia en la comunidad científica. Su reconocimiento depende en gran medida de su calidad y su visibilidad (Miguel, 2011).

Uno de las principales características de las revistas publicadas en estas dos bases mencionadas, es que la mayoría de los artículos, más del 90%, están escritos en inglés, lo cual indudablemente es una barrera para muchos investigadores, por más que se suponga que la lengua franca para el intercambio académico internacional sea ese idioma. Además, el inglés necesario para publicar en una de estas revistas, tiene que ser de un nivel profesional, lo cual es difícil alcanzar por los investigadores, por lo que, frecuentemente, hay que contratar los servicios de traducción que representan un gran desembolso para países en vías de desarrollo y más desfavorecidos.

 

2.      Tipos de artículos científicos

 

2.1  El artículo original de investigación[2]

 

La pregunta: ¿Qué es un artículo original de investigación?, puede parecer muy sencilla, trillada y básica para un profesor/investigador, sin embargo, me la consultan frecuentemente, al igual que a otros colegas, sobre todo editores e investigadores asociados al mundo de la edición de revistas científicas.

Este fenómeno lo he asociado, sobre todo, a la diversidad de variantes de artículos (artículos de investigación, revisiones, recensiones, cartas al director/editor, propuestas, experiencias, buenas prácticas, etc., como se verá más adelante) que publican muchas revistas académicas/científicas. Sin embargo, no hay que perder de vista, que la esencia de una revista “científica” son los artículos originales de investigación, son su origen, las bases fundacionales que le asignaron esta categoría.

Un artículo científico es un trabajo, generalmente breve (entre 6 a 20 cuartillas, o, como es tendencia, 4000-6500 palabras aproximadamente), cuya finalidad suele ser la comunicación de los resultados de la investigación. Los criterios de calidad del mismo los aportan el rigor científico-metodológico con el que se haga la investigación, la originalidad y en cierta medida “el lugar donde se publica”.

Figura 4. Ejemplo de artículo científico, Revista Perfiles Educativos.

 

El artículo científico es un texto escrito que informa por primera vez de los resultados de una investigación y que es redactado y publicado siguiendo normas muy concretas aceptadas por la comunidad científica internacional, cuyo uso asegura la comunicación efectiva de la información en todo el mundo. Según la UNESCO (1983), la finalidad principal de un artículo científico es comunicar los resultados de investigaciones, ideas y debates de una manera clara, concisa y fidedigna.

Un artículo de investigación original es el informe de un proceso de investigación  a partir de la aplicación de experimentos o resultado de la aplicación de métodos científicos (aplicación del método científico, figura 3), este debe reunir las siguientes características: ser consecuencia de una investigación, ser original y aportar algo novedoso al campo científico al que se dedica, presentar una estructura adecuada a esta tipología y ajustarse a las normas de publicación de la revista donde se va a publicar.

Figura 5. Aplicación del método científico.

 

Curiosamente, muchas revistas en sus normas o directrices para autores (indicaciones, etc.) no dejan claro que características debe tener cada uno de los tipos de artículos que admiten, de hecho, algunas solo mencionan “artículos originales”, sin embargo, considero que este es un apartado muy importante para la orientación de los autores y no perder tiempo en los envíos que, sin tener en cuenta estos elementos, serán rechazados solo en una primera revisión del editor.

Por otra parte, encontramos revistas que explican con detalles los tipos de artículos admitidos, y otras que, además, como RED. Revista de Educación a Distancia (http://www.um.es/ead/red/normasRED.htm), brindan detalles específicos con respecto a algunos tipos de artículos, por ejemplo:

“En los casos de artículos que incluyan una o más investigaciones solo se admite el método conocido como self-report study[2] como método auxiliar, en ningún caso para probar la tesis principal del estudio”

De manera más detallada, para un artículo ser considerado “original” y de
“investigación” debe cumplir, al menos, los siguientes requisitos:

  • Debe ser inédito, o sea, no puede haber sido publicado con anterioridad. Es importante señalar que esta restricción está siendo modificada por nuevas tendencias abiertas de la publicación científica, donde se admite que el investigador publique un preprint de su trabajo o, incluso, en entradas (posts) en blogs o sitios académicos.
  • Debe ser resultado de un estudio de investigación científico, o sea con la aplicación de métodos cuantitativos, cualitativos, o siguiendo un enfoque mixto.
  • El trabajo debe responder una hipótesis, idea a defender o pregunta(s) de investigación.
  • Se exponen material y métodos, en mayor detalle posible: descripción de la muestra, participantes, procedimientos de aplicación de los métodos, procedimientos de análisis de los datos obtenidos, etc., de manera que pueda ser replicable la investigación.
  • Se reportan los resultados de manera precisa y evidenciando un manejo adecuado de los datos.
  • Se interpretan los resultados y se discuten posibles implicaciones de los hallazgos con respecto a los antecedentes discutidos y comentados en la introducción o revisión de la literatura.

Inicialmente las publicaciones eran descriptivas, pero a mediados del siglo XIX, gracias a Pasteur y Koch, que confirmaron la teoría microbiológica de las enfermedades, se hizo necesario describir en forma detallada la metodología para acallar a los fanáticos de la generación espontánea y el dogma de la reproducibilidad se hizo central. Esto fue el principio del IMRyD (Villagrán, y Harris, 2009).

Luego vino el desarrollo de la microbiología y otros grandes avances con cuantiosos fondos de apoyo a la investigación que provocó un incremento acelerado de la ciencia y esta a su vez produjo un gran número de artículos, de modo que las revistas debieron exigir cada vez más publicaciones precisas, lo cual fue la génesis del sistema: Introducción, Metodología, Resultados y Discusión (IMRyD). Esta estructura, evidentemente replica e informa la investigación siguiendo sus propios procesos, pero de manera concisa.

Para comprender mejor esta estructura, se puede usar la figura 4, tipo mapa conceptual, que diseñé para un curso sobre publicación científica que, de manera sencilla, explica el proceso y estructura de un artículo de investigación científica, que puede ser de utilidad para este engorroso pero necesario proceso:

 

Figura 6. El artículo científico.

Como se ha podido apreciar en estos comentarios, es importante para un investigador tener claridad y diferenciar, dentro de los tipos de artículo que puede publicar, al artículo de investigación y priorizarlo, ya que encontrará mayores posibilidades de publicación, pues las principales bases de datos (WoS, Scopus, Scielo, etc.) tienen exigencias bien rigurosas con la proporción de estos artículos con respecto a las demás variantes.

El artículo científico se ha adaptado perfectamente (y por ende, las revistas, aunque estas a menor ritmo) a la era de Internet: su brevedad y objetividad, sus metadatos internos y externos (títulos, descriptores, resúmenes, referencias), su estandarización y sobre todo su capacidad de navegar por la red de forma flexible y universal lo han consagrado como canal privilegiado (Comunicar, 2018, https://www.revistacomunicar.com/).

 

2.2.¿Cuáles son los principales tipos de artículos científicos?

 

El campo de investigación requiere persistencia y la mayoría de los investigadores dedican muchas noches de insomnio a realizar investigaciones y documentar resultados. En el mundo competitivo de la academia, se espera que comiences a publicar al principio de tu carrera, y muchos investigadores de carrera temprana se enfrentan a la inminente preocupación de cómo publicar un artículo de una revista. Aunque la investigación original a veces toma años en completarse, no significa que no pueda tener ninguna publicación acreditada hasta el momento en que complete su investigación.

Existen diferentes tipos de literatura académica, algunas de las cuales requieren investigación original (categorizada como literatura primaria) y otras basadas en otros trabajos publicados (literatura secundaria). Por tanto, es importante tener una idea clara sobre los diferentes tipos de artículos que puede publicar en revistas. Esto le ayudará a comprender las formas en que puede difundir su trabajo e identificar qué tipo de artículo sería adecuado para su estudio.

Los tipos de publicaciones son diferentes, e incluso varía entre los disímiles campos del saber. Por ejemplo, un ensayo clínico es posible solo en el campo de la medicina, mientras que un estudio empírico es más común en el campo de las ciencias sociales. Es importante recordar que no todas las revistas publican todo tipo de artículos. Por lo tanto, la mayoría de los editores de revistas proporcionan a los posibles autores directrices precisas y específicas para los diferentes artículos que publican. Las especificaciones sobre los tipos de artículos publicados se pueden encontrar en la sección de pautas para autores en el sitio web de una revista.

A continuación, se exponen los tipos fundamentales (más publicados en revistas científicas), y su promedio en longitud. Evidentemente, como es un promedio, esto puede variar y se pueden encontrar revistas muy alejadas de estas cifras, pero en este caso nos referimos a la regularidad:

  • Investigaciones (Artículos originales): (5.000/6.000 palabras de texto, incluidas referencias).
  • Revisiones: (6.000/7.000 palabras de texto, incluidas referencias). Revisión exhaustiva del estado-de-la-cuestión de un tema de investigación reciente y actual. Se valorará la bibliografía selectiva de alrededor de unas 100 obras.
  • Reseñas de libros: (600/2000 palabras de texto). Textos descriptivos y críticos sobre publicaciones recientes.

 

No comentaré las características de los artículos originales porque ya fue abordado en el apartado anterior. Pero, a continuación aparecen algunas características generales de los demás tipos más frecuentes de artículos científicos.

 

Principales características del artículo de revisión:

 

Los artículos de revisión proporcionan un análisis crítico y constructivo de la literatura publicada existente en un campo, a través de un resumen, análisis y comparación, a menudo identificando brechas o problemas específicos y brindando recomendaciones para futuras investigaciones. Se consideran literatura secundaria. No se presentan nuevos datos del trabajo experimental del autor. Los artículos de revisión pueden ser de tres tipos, en términos generales: revisiones de literatura, revisiones sistemáticas y metanálisis. Los artículos de revisión pueden tener diferentes longitudes según la revista y el área temática.

 

En resumen, el artículo de revisión:

  • No es una publicación original.
  • Examina la bibliografía de un área disciplinar de manera exhaustiva y rigurosa.
  • Sintetiza los resultados y conclusiones de varias investigaciones en un tópico que se encuentran fragmentadas.
  • Puede reflejar el desempeño histórico de un área disciplinar.
  • Analiza y discute sobre aspectos que no han sido tratados y que tienen relevancia para el desarrollo del campo de investigación.
  • Compara la información de diferentes fuentes.
  • Sugiere ideas para trabajos futuros a partir del análisis de los resultados incluidos en los trabajos referenciados.
  • Son dentro de los artículos científicos los más citados y de mayor extensión.

 

Figura 7. Ejemplo de artículo de revisión. Revista Magis.

 

Principales características de la Reseña de libro:

 

Las reseñas de libros se publican en la mayoría de las revistas académicas. El objetivo de una reseña de libro es proporcionar una perspectiva y opinión sobre los libros académicos recientemente publicados. Son artículos relativamente cortos y requieren menos tiempo. Las reseñas de libros son una buena opción de publicación para los investigadores de carrera temprana, ya que le permite mantenerse al tanto de la literatura en este campo, al mismo tiempo que se agrega a su lista de publicaciones.

 

2.3. Otros tipos de contribuciones

 

  • Editorial. Artículos cortos de presentación de un número, que frecuentemente incluye un resumen de los artículos que conforman el número.
  • Reportes técnicos. Se refieren a informes o reportes de funcionamiento o descripción de alguna tecnología.
  • Cartas al director/editor. Cartas de investigadores a los directores o editores de revistas sobre algún tema de actualidad en específico o refiriéndose a algún trabajo publicado con anterioridad en la propia revista.
  • Resúmenes de tesis de doctorado: Resúmenes de entre 10 y 20 cuartillas de los principales resultados de tesis de doctorado.
  • Comunicaciones cortas. Artículos de investigaciones de unas 4 cuartillas con resultados preliminares, trabajo de campo o exposición de temas emergentes.
  • Entrevistas: Entrevistas a investigadores del área de la revista sobre temas de actualidad e interés a la comunidad científica.
  • Informes, Estudios y Propuestas: Son estudios iniciales de futuras investigaciones científicas rigurosas. Exploraciones en campos emergentes. Pueden ser trabajos en desarrollo. Frecuentemente no hay aplicación rigurosa del método científico. Son narraciones de experiencias o propuestas implementadas (o sin implementar) pero sin una planificación metodológica y científica.
  • Perspectiva: son revisiones académicas de conceptos fundamentales o ideas prevalecientes en un campo. Estos son generalmente ensayos que presentan un punto de vista personal que critica las nociones generalizadas relacionadas con un campo. Una pieza de perspectiva puede ser una revisión de un solo concepto o algunos conceptos relacionados.
  • Opinión: presentan el punto de vista del autor sobre la interpretación, el análisis o los métodos utilizados en un estudio en particular. Permite al autor comentar sobre la fuerza y ​​la debilidad de una teoría o hipótesis. Los artículos de opinión generalmente se basan en críticas constructivas y deben estar respaldados por evidencia. Dichos artículos promueven la discusión sobre temas actuales relacionados con la ciencia. Estos también son artículos relativamente cortos.
  • Comentarios: son artículos cortos que suelen tener entre 1000 y 1500 palabras y que llaman la atención sobre un artículo, libro o informe publicado anteriormente, y explican por qué les interesó y cómo podría ser esclarecedor para los lectores.

 

3.      Aspectos formales de la mayoría de los tipos de artículos científicos

 

Título

  • Su extensión depende de la política de la revista, aunque en promedio es de 10 a 15 palabras.
  • Expresa en síntesis el contenido del artículo (debido a lo cual se recomienda escribir al concluir este)
  • Debe ser atractivo, breve y conciso.
  • Identifica el tema con facilidad.
  • Debe ser preciso, evitar parábolas, metáforas o expresiones como: Contribución, estudio.

 

Autoría

  • Utilice y provea su identificador ORCID (http://www.orcid.org), para un mejor reconocimiento de su autoría. Las bases de datos de científicos como ORCID, consisten en servicios donde un investigador aporta sus datos de filiación institucional, su trayectoria académica y su producción científica, que sitúa en una rama del saber concreta, seleccionada por el interesado, de la cual los servicios editoriales e indexadores pueden obtener los datos de una fuente única y evitar errores.
  • Escriba siempre su nombre de la misma manera.
  • Escribir los nombres y apellidos de todos los autores, así como: filiación, correo electrónico, ciudad y país donde se encuentra su filiación institucional.
  • En el caso de autores iberoamericanos se sugiere separar por guion los apellidos.
  • El nombre de la institución se escribirá según idioma de origen.
  • Se debe escribir la dirección postal en caso que sea necesario, según la revista a la que se postule el manuscrito lo exija, especialmente el autor para correspondencia.

 

Resumen

  • El resumen es la parte del artículo científico que sintetiza todo el trabajo realizado por el investigador.
  • Informa al lector si es conveniente y necesario leer el trabajo completo.
  • Constituye la antesala para que la investigación genere una influencia en el campo disciplinar al que se pretende contribuir.
  • A modo general es la parte del artículo que se procesa en todas las bases de datos bibliográficas, lo más visible y consultado.
  • Representa un esquema lógico conductor de la investigación realizada, por lo cual debe su redacción representar cada parte de la estructura de un artículo científico.

 

La siguiente gráfica ayuda a la elaboración y comprensión de los diferentes tipos de resúmenes: Comprensivo (Estructurado y no estructurado y Descriptivo.

Figura 8. Tipos de resúmenes.

 

Palabras clave

  • En promedio se escriben de tres a cinco palabras, aunque es importante revisar las particularidades de cada revista.
  • Apegarse a los tesauros de ERIC o UNESCO u otras variantes asumidas por las revistas.
  • Incluir la traducción al inglés (keywords).

 

Tablas

Las tablas concentran la información con brevedad y la muestran de manera eficien­te. También proporcionan la información en cualquier nivel de detalle y precisión deseado. La inclusión de tablas para mostrar los resultados, en lugar de texto, permite reducir la extensión del trabajo y ganar en objetividad.

 

Ilustraciones (figuras)

Las ilustraciones son muy útiles y vistosas para mostrar resultados o contenidos, pero deben ser presentadas en un formato adecua­do para su publicación impresa. La mayoría de los sistemas de edición dan instrucciones detalladas sobre la calidad de imágenes y las comprueban después de car­garla en la plataforma. Para remitir imágenes impresas deben estar dibujadas y fotografiadas profesional­mente o pueden ser presentadas en formato digital.

 

Unidades de medida

Las medidas de longitud, altura, peso y volumen deben ser expresadas en unidades métricas (metro, kilogramo, o litro) o sus múltiplos y decimales. La temperatura debe estar en grados Celsius. Las cifras de presión arterial deben estar en milímetros de mercu­rio, a menos que la revista especifique que se requieren otras unidades.

 

Agradecimientos

  • Este apartado es optativo.
  • Suele situarse al final del cuerpo del artículo (tras los resultados y discusión) y precediendo a la bibliografía.
  • En él se incluyen todas las aportaciones de aquellas personas que no han firmado el artículo y que han colaborado de alguna manera con él: ayuda técnica, revisiones y sugerencias, apoyo en muestreos o experimentos y facilidad de acceso a colecciones y bibliotecas.
  • También se incluyen los agradecimientos por las ayudas financieras (proyectos, subvenciones, becas) que han sido concedidas para la realización del trabajo. Aunque es común encontrar este apartado separado, como es el caso de RED (http://www.um.es/ead/red/normasRED.htm)
  • Es importante señalar la diferencia entre un apartado de agradecimientos y la dedicatoria de un libro. No es necesario halagar exageradamente a un colega o maestro para mostrarle nuestro agradecimiento.
  • No obstante, este es un aspecto variable según los autores, ya que muchos consideran este apartado como algo más personal, donde pueden soslayarse algunas de estas recomendaciones.

 

Referencias

 

El listado de referencias consultadas y citadas en un texto científico es como los ingredientes de una receta de cocina, mientras mejor calidad tenga y sean los justos y necesarios, es mucho más fácil alcanzar el resultado esperado. Claro, como también ocurre en la literatura científica, no siempre tenemos, por problemas económicos, el acceso a ellos. Pero casi siempre hay alguna alternativa para paliar esta situación.

Lo primero es hacer una búsqueda exhaustiva en las principales bases de datos científicas, como Scopus y Web of Science, a las cuáles tenemos acceso. Además, utilizar una eficiente estrategia de búsqueda, de lo más específico del asunto que estamos buscando a lo más general, en dependencia del volumen y pertinencia de las referencias recuperadas. En caso de no tener acceso, siempre está la opción de buscar en Google Académico y luego, los artículos encontrados a los cuales no tengamos acceso, los podemos buscar en redes académicas como Researchgate, en las cuales muchos investigadores publican preprints (https://www.researchgate.net/), o incluso los artículos en postprint. Otra opción, muy eficiente en mi caso, es pedir el artículo a los autores, casi siempre con muy buenas opciones de respuesta, incluso muchas veces terminas con más de un artículo de ese investigador.

En todo caso, es muy importante complementar la búsqueda en bases de datos complementarias, internacionales o regionales, sobre todo de acceso abierto y de gran calidad como, Scielo (https://www.scielo.org/), Redalyc (https://www.redalyc.org), DOAJ (https://www.doaj.org/), entre otras. Aunque algunos investigadores puedan no estar de acuerdo, en revistas indexadas en estas bases, se encuentran mucha literatura de gran calidad científica, y que, por causas económicas, de idioma, de gestión, voluntariedad de sus miembros, tiempo, etc., no han logrado incluirse en las bases de primera línea.

4.      Estructura del artículo original de investigación (tipo IMRyD)

 

El orden particular de las publicaciones científicas responde a una descripción explícita del proceso de investigación en cuanto a sus métodos y materiales utilizados, los resultados obtenidos, las conclusiones del estudio presentadas en forma de discusiones y las referencias bibliográficas consultadas.

Este modelo incluye el método conocido como IMRyD, por las iniciales de las partes centrales del documento científico (Introducción, Método, Resultados y Discusión), y se considera actualmente el sistema más adecuado para presentar información científica sin distinción de las áreas disciplinares; esto es así por la estructuración lógica de los datos que tiene correspondencia con el proceso mismo de la investigación (Cisneros y Olave, 2012).

Figura 9. Fases del proceso de investigación en relación con la tipología IMRyD.

Si bien se trata de una estructura que, por estandarizada, genera restricciones en cuanto a la libertad de redacción, resulta bastante útil a la hora de elaborar informes, porque este tipo de textos están más centrados en la descripción y divulgación de las experiencias científicas que en la búsqueda de innovación en cuanto a la estructuración de las ideas: prima aquí un criterio más práctico que estético en la redacción. A continuación, se describen las principales características de cada una de sus partes:

 

Introducción

La introducción explica por qué esta investigación es importante y necesaria. Comience describiendo el problema o la situación que motiva la investigación. Pase a discutir el estado actual de la investigación en el campo; luego revela una “brecha” o problema en el campo. Finalmente, explique cómo la presente investigación es una solución a ese problema o brecha. Si el estudio tiene hipótesis o preguntas de investigación, se presentan al final de la introducción.

En resumen,

  • Se presenta el tema de la investigación.
  • Se debe exponer claramente el problema de investigación
  • La justificación (¿Por qué se realizó? ¿Cuál es su relevancia?)
  • Este apartado finaliza con la hipótesis, la pregunta de investigación y/o los objetivos.
  • Una breve reseña sobre los trabajos previos existentes acerca del tema (antecedentes).
  • El marco teórico expuesto de forma sucinta (conceptos, definiciones…)

 

Metodología

La sección de métodos describe a los lectores cómo condujo su estudio. Incluye información sobre su población, muestra, métodos y equipo. El “estándar de oro” de la sección de métodos es que debería permitir a los lectores duplicar su estudio. Las secciones de los métodos suelen utilizar subtítulos; están escritas en tiempo pasado, y usan mucha voz pasiva. Esta es típicamente la sección menos leída de un informe IMRyD.

En resumen, se plantea:

  • El enfoque de la investigación (Cualitativo, cuantitativo o mixto).
  • El alcance de la investigación (Exploratorio, descriptivo, correlacional o explicativo).
  • El diseño de la investigación (Experimental, no experimental).
  • Los participantes o sujetos.
  • Las herramientas o instrumentos empleados.
  • El procedimiento.
  • La recolección de los datos.
  • Debe escribirse en pasado.
  • Técnicas de validación.

 

Resultados

En esta sección, usted presenta sus resultados. Normalmente, la sección de Resultados contiene solo los hallazgos, no una explicación o comentario sobre los hallazgos (ver más abajo). Las secciones de resultados usualmente se escriben en tiempo pasado. Asegúrese de que todas las tablas y figuras estén etiquetadas y numeradas por separado. Los subtítulos van por encima de las tablas y debajo de las figuras.

En resumen,

  • Presenta los nuevos conocimientos que arrojó el proceso investigativo.
  • Debe responder directamente a la sección de Metodología sin repetir la información de esta sección.
  • Se incluyen aquí las tablas y figuras, que expresan los detalles de los resultados.
  • El texto expone las generalidades.
  • Se debe evitar la información no necesaria y redundante.
  • La información presentada debe ser comprendida de manera rápida y clara por parte del lector.

Figura 10. Tipo de contenido y su relación con el impacto en el lector (Torres-Salinas, y Cabezas-Clavijo, 2013).

 

Discusión

En esta sección, usted resume sus principales hallazgos, comenta esos hallazgos y los conecta con otras investigaciones. También discute las limitaciones de su estudio (Avello et al, 2019) y utiliza estas limitaciones como razones para sugerir investigaciones futuras adicionales.

En resumen,

  • Constituye la parte más difícil de redactar y componer del artículo científico, se trata de contextualizar nuestros resultados en el área disciplinaria.
  • Después del resumen es la parte del artículo científico que más se lee.
  • Se debe interpretar con total riqueza y argumento científico los resultados y comparar con investigaciones similares, resaltando el aporte de nuestro hallazgo.
  • No repetir los resultados.
  • Explicar el significado de los resultados.
  • Escribir esta sección en presente.
  • Teorizar sobre los datos obtenidos y consideraciones para futuras investigaciones.
  • Mencionar las limitaciones y no esconder datos anómalos tratando de darles una explicación lógica.

4.      ¿Qué es un artículo preprint?[3]

 

Un preprint es un manuscrito, comúnmente electrónico, que un autor publica antes, o incluso después, de haber sido revisado por pares (o por cualquier otro sistema de evaluación), editado o maquetado para la publicación por la editorial de una revista académica. En otras palabras, un preprint es un documento enviado a una revista académica, pero que todavía no ha alcanzado la decisión de ser publicado, aunque también puede ser un documento no enviado a ninguna revista, publicado en un servidor de auto-archivo. Es importante también comentar, que los preprints ya existían desde hace mucho tiempo. incluso antes de la aparición de Internet, desde finales de los años 50, estos eran impresos y enviados por correo a los investigadores y bibliotecas, mucho antes que fueran revisados por pares y publicados en una revista.

En la variante de auto-archivo, cada vez más popular, el preprint es depositado por el autor en un servidor de preprints, habitualmente temático, siguiendo procedimientos públicos. La versión preprint puede ser incluso un avance o una versión incompleta del manuscrito (aunque lo más común es una versión final). Utilizando este servicio los autores pueden solicitar comentarios y agregar las sugerencias al manuscrito que puede ser enviado posteriormente al proceso editorial formal de una revista.

Algunos ejemplos de los servidores más reconocidos son: arXiv.org – http://arxiv.org/, ASAPbio – http://asapbio.org/, bioRxiv.org – http://biorxiv.org/,  ChemRxiv – http://pubs.acs.org/meetingpreprints, y F1000Research – https://f1000research.com. Algunos de estos servidores, llamados también repositorios, empiezan ya a ofrecer la posibilidad de realizar depósitos de los preprint al mismo tiempo que se permite la opción de enviar el trabajo directamente a una revista para su revisión por pares (como bioRxiv). Claro, siempre y cuando la revista lo permita. 

Muchas revistas, como Comunicar, han comprendido las posibilidades e importancia de estas prácticas y publican, unos meses antes, los artículos en preprint que serán publicados el próximo número. La revista Comunicar, publica en sus llamados a artículos cuando estarán disponibles los preprints (ver siguiente figura). Otras revistas como “RED. Revista de Educación a Distancia” y “Educational Tecnology & Sociaty”, van publicando los artículos, incluso sin formatear, conforme son aceptados por los revisores antes de la fecha oficial del número. Estas prácticas están respaldadas en estudios que demuestran que la publicación anticipada de los manuscritos aceptados contribuye a crear una ciencia más transparente, rápida, visible y ofrece posibilidades de recibir citas y feedback de la comunidad científica de forma anticipada antes de la publicación definitiva del trabajo.

Figura 11. Anuncio de versión preprint de los artículos de la Revista Comunicar.

 

Para ilustrar los beneficios comentados sobre los preprints, se puede apreciar en la siguiente figura como la revista “Physical Review” obtiene un mayor número de citas los meses antes de ser publicado un artículo:

 

Figura 12. Relación entre cantidad de artículos en preprint y las citas recibidas antes y después de su publicación oficial.

 

En resumen, los beneficios principales de usar preprints son:

  • Acceso abierto en forma inmediata al artículo.
  • Obtener más comentarios sobre su trabajo por parte de colegas antes de ser publicado el manuscrito.
  • Los preprints aumentan la cantidad de downloads y en consecuencia la visibilidad de los autores, sus trabajos y, posiblemente, las citaciones.
  • Disminuye en forma importante el retraso en la publicación de los artículos, que causa grandes frustraciones y reclamaciones en prioridad.

Por otra parte, algunos investigadores consideran un postprint a la versión final del manuscrito aceptada por el editor, una vez finalizado el proceso de revisión por pares, en la cual el autor ha incorporado los cambios o correcciones resultados de dicha revisión. Sin embargo, muchos investigadores coinciden en que un postprint es la publicación de un artículo que ya ha sido publicado por una revista incluyendo toda la identificación de esta. Esta práctica no siempre es aceptada por las editoriales por lo cual hay que tenerlo en cuenta antes de publicarlo.

Igualmente, hay revistas como Comunicar, Profesorado y RED, que incentivan a los autores a que archiven sus artículos una vez publicados en redes sociales académicas como ResearchGate y Academia.edu, donde ya se pueden encontrar millones de documentos, tanto preprints como postprints, a disposición de los investigadores.

Finalmente, la adopción generalizada de los preprints, e incluso los postprints, tienen consecuencias en la función de la evaluación por pares (sea ciego o abierto) convirtiéndolo en un proceso más transparente y dinámico. Además, los preprints pueden llegar a ser una solución para el hecho de que mucha de la literatura científica no sea accesible abierta, amplia y rápidamente como sea posible. Además, el rol de las revistas académicas podría cambiar en el proceso de la comunicación científica y convertirse en sellos de reconocimiento o calidad confiable dentro del área de investigación.

El 19 de enero de 2017 se publicó un preprint en bioRxiv, el servidor de preprints de Cold Spring Harbor, lo cual ocurre todo el tiempo, pero lo interesante es el hecho de que el autor principal está afiliado a “Elsevier”, lo cual es esperanzador, ya que Elsevier es una de las editoriales más restrictivas con respecto a la publicación de preprints/postprints.

Por último, la iniciativa regional SciELO, pionero de la publicación en acceso abierto en América Latina desde 1997, también está en el proceso de establecer un servidor de preprints, su objetivo es acelerar el proceso de publicación y aumentar su transparencia, algo que indudablemente será de gran utilidad y una oportunidad para las revistas iberoamericanas.

 

5.      Conclusiones

 

A manera de conclusiones, comparto 10 reglas o consejos para escribir y estructurar un artículo científico, publicadas por Mensh y Kording (2017), donde sintetizan la esencia de los principales elementos del artículo científico:

Regla 1: enfoca tu trabajo en la contribución central que has comunicado en el título.

Regla 2: escribe para seres humanos de carne y hueso que no conocen tu trabajo.

Regla 3: adhiérete al esquema de contenido-conclusión-contexto (C-C-C).

Regla 4: optimice su flujo lógico evitando el zig-zag y utilizando el paralelismo.

Regla 5: cuente la historia completa en el resumen.

Regla 6: comunique por qué el trabajo es importante en la introducción.

Regla 7: escriba los resultados como una secuencia de declaraciones, respaldadas por figuras, que se conectan lógicamente para soportar la contribución central.

Regla 8: discuta cómo se saldó la brecha de conocimiento planteada en la introducción, las limitaciones de la interpretación de los resultados y la relevancia para el campo.

Regla 9: establezca fechas donde sea importante: título, resumen, figuras y esquema.

Regla 10: obtenga comentarios de retroalimentación para reducir, reutilizar y reciclar la historia

Además, estos propios autores diseñaron una valiosa ilustración donde sintetizan estas reglas de manera lógica y didáctica:

 

Figura 13. Resumen de los elementos estructurales del artículo científico

. https://doi.org/10.1371/journal.pcbi.1005619.g001

 

6.      Referencias

 

Avello, R. (Abr 5, 2017). El escabroso tema de las autocitas. Blog: Escuela de Autores de la Revista Comunicar. https://comunicarautores.wordpress.com/2017/05/29/el-escabroso-tema-de-las-autocitas/

Avello, R. (Jul 10, 2017). Preprint/Postprint. Blog: Escuela de Autores de la Revista Comunicar. https://comunicarautores.com/2017/07/10/preprint-postprint/

Avello, R. (Oct 16, 2017). ¿Qué es un artículo original de investigación? Blog de RED. Revista de Educación a Distancia.

Avello, R., Rodríguez, M.A., Rodríguez, P., Sosa, D., Companioni, B., y Rodríguez, R. (2019) ¿Por qué enunciar las limitaciones del estudio? Medisur, 17(1). Recuperado de: http://www.medisur.sld.cu/index.php/medisur/article/view/4126

Cisneros, M., y Olave, G. (2012). Redacción y publicación de artículos científicos: enfoque discursivo. Bogotá: Ecoe Ediciones.

Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas. (2004). Requisitos de uniformidad para los manuscritos enviados a revistas biomédicas: escritura y proceso editorial para la publicación de trabajos biomédicos. Revista Española de Cardiología, 57(6), 538-556.

Fonseca-Mora, M.C.; Tur-Viñes, V.; Gutiérrez-San Miguel, B. (2014). Ética y revistas científicas españolas de Comunicación, Educación y Psicología: la percepción editora. Revista Española de Documentación Científica, 37(4), 187-199. doi: http://dx.doi.org/10.3989/redc.2014.4.1151

Mensh, B,, Kording, K. (2017). Ten simple rules for structuring papers. PLoS Comput Biol, 13(9). https://doi.org/10.1371/journal.pcbi.1005619

Miguel, S. (2011). Revistas y producción científica de América Latina y el Caribe: su visibilidad en SciELO, RedALyC y SCOPUS. Revista Interamericana de Bibliotecología, 34(2),187-199.

Nature Publications. Author Resources. Recuperado de: http://www.nature.com/authors/author_resources/article_types.html

Sage Publications.  Manuscript Submission Guidelines. Recuperado de: http://www.uk.sagepub.com/msg/hsr.htm#ARTICLETYPES

Torres-Salinas, D., y Cabezas-Clavijo, Á. (2013). Cómo publicar en revistas científicas de impacto: consejos y reglas sobre publicación científica. EC3 Working Papers, N 31.

UNESCO (1983). Guía para la redacción de artículos científicos destinados a la publicación. Recuperado de: http://unesdoc.unesco.org/images/0005/000557/055778SB.pdf

Villagrán, A., y Harris, P. R. (2009). Algunas claves para escribir correctamente un artículo científico. Revista chilena de pediatría, 80(1), 70-78. https://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062009000100010

Zapata-Ros, M. (2015). La investigación y la edición científica en la web social: La ciencia compartida. Revista de Educación a Distancia, (3DU). Recuperado de: https://revistas.um.es/red/article/view/244381

[1] Traducción de la frase en inglés: state of the art. Trambién traducida como estado de la cuestión.

[2] Adaptado de: Avello Martínez, R. (Oct 16, 2017). ¿Qué es un artículo original de investigación? Blog de RED. Revista de Educación a Distancia.

[3] Adaptado de: Avello Martínez, R. (Jul 10, 2017). Preprint/Postprint. Blog: Escuela de Autores de la Revista Comunicar. https://comunicarautores.com/2017/07/10/preprint-postprint/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.